miércoles, mayo 22, 2013

Desplazamiento "Rieles sumergidos". Por Max Fernández






Desplazamiento
"Rieles sumergidos", Poesía de Emersson Pérez / (Ajiaco Ediciones, 2013)

Por Max Fernández
 .. .. .. .. .. ..  
Rieles sumergidos es un libro condensado –citando a Pound-«literatura cargada de sentido al máximo». Si tomáramos el título como un punto de partida, lo «sumergido» hace referencia a lo nocturno, el descender, poseer, penetrar, representado por los símbolos de la tumba, la barca, lo que se enlaza directamente con el personaje Caronte que aparece en el poema «Rojas; Arcipreste, Chulo y Orfeo».  Viaje de descenso, caída, del poeta, especie de antihéroe que se desplaza por la ciudad convertida en uno de los infiernos. Recordemos que Caronte, es el encargado de conducir las almas a través del Aqueronte para llegar a las puertas del infierno, en el caso de Emersson, un infierno de  «llantos lascivos» de «una diablesa, de tacos rojos».

Sin duda, el poemario alude a un viaje urbano, físico, pero también espiritual, onírico, metafísico. La idea de desplazamiento ocupa si no todo, gran parte del poemario, con un lenguaje propio que combina expresiones tecnológicas o provenientes del mundo de la ciencia ficción: «Cyborg», «bip», «ciencia mutagénica», palabras del pop o arte callejero «graffiti», expresiones chilenas de raíz mapuche y quechua, «imbunche chilote», «guagua» y hace guiños a lo lárico: «Los caballos han borrado todo camino»  y al lenguaje de la publicidad junto con la música pop de «Backstreet Boys» o «Fito Páez», que en gran parte, actúan  como el decorado de fondo al viaje a través de la ciudad, viaje que se anuncia desde el comienzo con el epígrafe de Teillier: «Ha terminado el verano/Regreso a la ciudad como tantas otras veces/en el sudoroso tren de la tarde»

Este viaje urbano, físico inaugurado en «Blasfaraíso» alude a una experiencia vital restituida o reconstruida a partir de recuerdos, tales como «Desde mi ventana/imaginé un triángulo tipo Bermudas/ que me arrebola la nostalgia». Valparaíso aparece al poeta como un recuerdo vivaz cargado de olores e imágenes fantasmagóricas como aparece en el poema Ecuador, que alude a la avenida del mismo nombre: «En subida Ecuador/ El mar es gigante/ las aceras llenas de residuo de vida / o de muerte, vomito, orina, lo derruido».  Lo bello y su contrario, compartiendo un mismo espacio hacen de este poemario un canto de lo transitorio, lo fragmentado, lo derruido, en definitiva, corrupción no solo del espacio, sino del cuerpo y del tiempo.

En esta ciudad puerto, aparece por primera vez, la imagen femenina representada en «Revolucionaria». No por nada está escrito en prosa, es más podría aludir a una heroína de Unamuno, Agustina, o al personaje de Nadja, de Bretón, símbolo de la revolución surrealista. Sin embargo, en la justa medida, Emersson revela uno de los  significados posibles de la experiencia amorosa, que nace de la experiencia del shock que se da en la Ciudad, que no es otra que la del deseo transitorio: «Llegó encandilándome con su fulgor rojo», «bebió cada uno de mis impulsos».  Para el poeta, la «Revolucionaria» correspondería a un cierto tipo de ideal de Spleen, donde lo única posibilidad de revolución es el goce al máximo de estos «paraísos artificiales». En palabras del autor: «para mí la única Real Revolution eran sus hormonas». Para luego,  continuar su viaje por a través de las calles de Valparaíso, Santiago, ciudades reconstruidas a partir de recuerdos.

Emersson tiende a un lenguaje crítico, a veces desolador, en el tránsito a una ciudad universal «La macrocarretera», deconstrucción del discurso de la modernidad, la globalización y las lógicas del mercado, en definitiva,  el ordenamiento de la vida en la ciudad, que va en palabras de Emersson, desde: «la manía a poner nombre a todo» y así «Al nombrar (las cosas) pasa (n) a propiedad humana» a la presencia permanente de cámaras especies de «Cárceles llenas de ojos sin párpados/vigilantes eternos». En esta «Macrocarretera» asistimos a la función de una película que pone el foco, con múltiples tomas y cámaras, en una Ciudad con «edificios, carreteras perpendiculares/los ascensores/vías exclusivas» que producen segregación, apartheid, y donde predomina la idea de dominio por sobre todas las cosas.

El poeta se enfrenta a la experiencia de soledad como habitante de una urbe de muchedumbre, personas desatentas que caminan y deambulan por la ciudad: «Es válido explotar en llanto/ en medio de la ciudad/ aunque audífonos y bocinas te silencien”. Una ciudad de «cielo gris» y «paloma (s) zombie(s)»

Sin embargo, no todo es dolor, en «Celebración» aparece nuevamente la representación de lo femenino, en la imagen de un(a) amante, representación de un erotismo sugerente: «El sonido artificial de la lycra/rebota en tu corazón/mientras el frota tus pantys/tratando de romper una liquidación/ te recuerda un comercial de lencería».

La última estación de este recorrido por los rieles de Emersson, alude a lo fragmentado, a la belleza de lo discontinuo, lo inacabado, como aparece en «Fragmentos de un espejo cóncavo», representación del impulso vital, «eros», que se desplaza a través del cuerpo: «puedes mirar como cabalga el corazón/ puedes oler como el nervio se crispa/ rebota como láser ovalado/te fulmina, te lamina, te lacera». Corte que alude a la irrupción de la tecnología, de la técnica, en el campo de la vida cotidiana, la re-producción industrial a grande escala, la mirada fotográfica que fija su mirada en partes, partes que se pueden tomar, amplificar, modificar, aún a través del ojo del poeta que experimenta, en su vagabundeo  por la ciudad, un amor a última mirada: «De reojo en el subway/ busco el eco de tu reflejo/ ¡Oh musa complace con tu rostro a este pasajero!... Me pongo los lentes y trato de darle otra mirada/ sólo veo su bella representación/huelo un perfume barato y dulce/ escucho risas a lo lejos».

Entrada copiada de Letras S5: http://letras.s5.com/eper030513.html

martes, abril 09, 2013

Escritores rechazan persecución de destacado Editor de Arica






Santiago, 7 de abril 2013
Señor
Luciano Cruz Coke
Presidente del Consejo nacional de la Cultura y las Artes

De nuestra consideración:

Como escritores deseamos informarle a usted que el escritor y editor de Cinosargo Ediciones de la ciudad de Arica, Daniel Rojas Pachas, sufre una condenable operación de desprestigio y le solicitamos a usted que nos ayude a detener esta burda caza de brujas en contra del escritor Daniel Rojas Pachas.
Por un malentendido habrían llegado a manos de menores, durante unos talleres literarios en enero pasado, unos poemas del poeta beat Allen Ginsberg. Un concejal de la ciudad de Arica lo acusó amarillistamente de depravado.
Toda esta diatriba del concejal UDI, nos parece paródica y farragosa, y al más oscuro y pícaro estilo post medieval. Ni siquiera a fines de los años sesenta, cuando Ginsberg estuvo en Chile, invitado por el poeta Gonzalo Rojas, hubo tanta zalagarda. En esos años leyó sus poemas más "sugestivos", incluso en una escuela en Concepción.
Con esta actitud de censor de la lectura que asume el concejal, con su mentalidad de amordazador de la Inquisición, habría que prohibir a los cristianos leer la Biblia, porque el Cantar de Cantares, es demasiado erótico. Sólo una pequeña muestra en el capítulo 2, 4-7, donde se lee "me metes en la bodega y enarbolas tu bandera de amor". Qué decir del Decamerón de Bocaccio, que se lee o se leía en la enseñanza secundaria, o el Arte de Amar de Ovidio, con sus pasajes altamente eróticos, el Satiricón de Petronio, El asno de oro de Apuleyo o la Divina Comedia de Dante en su canto XXV. Según los inquisidores de hoy habría que prohibir todos estos textos.

Conocemos la trayectoria profesional del escritor Daniel Rojas Pachas y su editorial Cinosargo y también sabemos de su calidad humana. Es por eso que le solicitamos a usted que se manifieste en contra de esta caza de brujas en contra del escritor Daniel Rojas Pachas.

Atentamente,
Cecilia Palma
Eugenia Prado Bassi
Omar Pérez Santiago
Sergio Badilla Castillo
Sergio Infante
Jorge Marchant Lazcano
Anita Montrosis
Leo Lobos
Leonardo Ciudad
Karen Hermosilla Tobar
Soledad Fariña Vicuña
Cristóbal Gómez
Emersson Pérez
 Hugo Morales Baraona
Oscar Saavedra Villarroel
Kika Manriquez Morales

hasta ahora FALTAN USTEDES!!! Por favor vayan colocando abajo sus nombres si nos escritores o poetas para poder integrarlos. GRACIAS!!




lunes, abril 08, 2013

Comentario sobre "Rieles Sumergidos" Alberto Rivera




Comentario del lector Alberto Rivera

¿Rieles sumergidos? Sí…en verdad, sí. ¿Qué mundo estamos viviendo? El mar gigante me trae a la memoria las aguas que Dios separó de la tierra firme y fecunda. ¿Qué pasó? Ese mar parece que sumergió la tierra. Rieles que significan, para mí, un camino. ¿Cómo se comporta el mundo? Como verdaderos pájaros. ¡Mucha…mucha sabiduría!...¿y el corazón, el amor….dónde está? ¿Cómo se comporta el mundo? Como verdaderas termitas, que se aprovechan de todo cuanto encuentran. ¿Cómo se comporta el mundo? Como verdadero caracol que bota pura mugre de estupideces y apariencias y no dejan ver lo verdadero. ¿Cómo se comporta el mundo? Como verdadera sanguijuela que con sus propagandas, publicidad, sectas e ideologías quiere succionarnos el zumo de la vida y causarnos la muerte. ¿Cómo se comporta el mundo? Como verdaderas hormigas, que trabajan y trabajan inquietas. Nunca se las ve tranquilas. Cada una pensando en lo suyo. ¿Cómo se comporta el mundo? Como verdaderos caballos que galopan agresivamente y arrollan cuanto quieren. ¿Cómo se comporta el mundo? Como verdaderos perros que orinan garabatos y disparates por doquier. Insultos, ofensas, por aquí y por allá.

¿Qué pasó con Valparaíso? La ciudad bella del Paraíso, que es la vida, la verdad, el camino perfecto, el bien?. ¿Acaso quisieron convertirlo en cementerio?

La chica “Revolucionaria”, que me quiere seducir con sus encantos eróticos y falsos, con sus tentaciones de sexo que, en verdad, todo es falso. ¿Dónde está el amor? ¿La mujer que siempre es nuestra compañera?
El mundo es una macrocarretera. Parecemos monstruos vivientes con ojos sin párpados, circulando, poniendo nombre a todo sin tratar al otro por su nombre. Nos preocupamos en el qué hablarán, en el cómo nos mirarán y en el qué pesaran. Nos preocupamos si nos van a asaltar. Queremos conducirlo todo, es decir, ser verdaderos dioses. Tenemos la manía de darle un valor a todo. O sea, si tienes dinero, plata, experiencias de viajes y otras cosas, ven y seamos “amigos”. ¿Dónde está el valor de la persona como tal?. Con toda razón, se ve un cielo gris.
Sin embargo, Dios sigue presente. El chasqui, es decir, el profeta no se cansa de anunciar lo que es verdadero, lo que es justo, lo que es amor.
Las muletas habitan fuera de perspectiva. ¿Somos hombres de verdadera educación? ¿o somos cojos?
Pisamos clavos, es decir, sufrimos dolores. Vivimos catarsis, es decir, momentos de emociones ¿Eso es la vida? Por algo, el mundo es un bolsillo perro, muy agresivo. Es cuestión de ver los periódicos y los noticieros. Un testimonio claro: “Pablo Escobar, el Patrón del Mal”.
¿Qué celebramos? Parece que nos derretimos como el chocolate sabroso. ¿Dónde está nuestra persona, que es amor?. ¿Qué pasa? ¿Nos dejamos seducir por las sensualidades?
En mi estómago, algo se devora a sí mismo. El celo por ver este mundo distinto y salir de la inmersión.  Conquistar lo que no se ve, es decir, el corazón.
Viene Septiembre, vemos el cielo multicolor ¿Cielo azul o gris? ¿Primavera verdadera o puras apariencias? El mundo se muestra como ese cielo multicolor. Lo peor, existe mucha letra chica. Los partidos políticos, como verdaderas bestias, quieren hacerse “comi”, como esos volantines.
Nuestra vida se encarrila en esos rieles sumergidos, vamos como en el metro en el túnel del mundo con todos sus anuncios.
Somos devoradores de mundo. Comemos cada historia, cada problema, cada situación…¿Saboreamos, realmente, el valor de la vida?
Estamos caídos. Pero tenemos que volver al Cielo, al auténtico Cielo.
El ser unido, la persona unida, la familia unida, la humanidad unida. Eso… ¡es lo verdaderamente hermoso! Unidad que el pecado del mundo ha destruido con sus ambiciones, sensualidades y soberbia.
El viejo llora. Me parece escuchar la voz de Cristo. Sus lágrimas y sudor de sangre caídos, en Getsemaní, caen, también, en el huerto de Getsemaní del mundo. Se quiere ignorar, arrinconar la auténtica sabiduría.
Jesús dijo: “el Sábado (es decir, el tiempo, o parte del tiempo), fue hecho para el hombre”. Pero, nosotros somos esclavos del tiempo.
Estamos en el ramaje del árbol del mundo. Nos cubre una neblina dionisíaca, de ideologías, placeres, publicidad, tentaciones, neblina del mundo globalizado. Sí, neblina que se retratan en rostros, rostros pétreos, blancos, con lentes oscuros. No sólo rostros, sino también comportamientos. Por eso, la neblina ya no es neblina. Esto es el arte de perder, el cual no cuesta tanto. Olvidamos hasta los nombres de seres cercanos, olvido que es como un mar muerto. ¡Cómo es posible!
Sigue la invitación a la niebla cristalina, que devuelve vida y sonrisa.
Nuestra alma es una mujer inacabada. No tenemos que dejarnos comer por los perros tranquilos del mundo, los que tienen el poder y manejan las conciencias ingenuas como quieren.
Estamos caídos sobre el césped. Tantos dramas. Por eso llora incesantemente el cielo como un verdadero diluvio. Lluvia que no tiene los colores vivos del arcoíris.
No dejamos, por tanto, de beber el falso élixir del mundo. Nos molesta el brillo, la ampolleta de los profetas y sabios venidos de Dios, a quienes perseguimos y rechazamos de diferentes formas.
Dejemos de ser aquellos hombres muertos de palabras vivas, es decir, poetas que cantan versos a cosas que no son la vida. No cantemos más en el mundo de abajo al becerro de oro.
Si no acogemos a Dios y soñamos con el LCD de la tecnología, morimos de cansancio, y lo único que nos queda es disfrutar el féretro.
¿Por qué muchas veces el pensamiento con tanto cariño comunicado al corazón se devuelve rechazado? El Getsemaní del mundo, donde está la roca donde se posó Cristo existe. Muchos, como Cristo, oran  por la salvación del mundo en aquella roca, acompañando a Cristo.
Con las cosas del mundo profanamos nuestro templo, que es nuestro ser. Al final, nos destruimos y otros se quedan con las ganancias de este negocio, es decir, pagamos con versos y las monedas quedan para los tragos junto a Caronte.
Hemos sufrido el asalto de vanidad como campana en nuestros cuellos, sumidos en todo un engaño. Al final, no somos personas sino que muñecos que nos maneja la diosa Fortuna del Carmina Burana. Es decir, estamos dentro del ojo de una rana.
Necesitamos un golpe de clarividencia, dejándonos impactar y gozar con él, el cual nos hace ver el mar de egoísmo barato en el cual estábamos sumidos. Tener un corazón de carne, que da abrigo, acogida, confianza (chaleco nuevo de carne de guagua).
Existen muchos labios mudos de desconfianza e individualismo en medio de lenguas que se devoran ansiosamente las colas: el inglés de la globalización y la propia nuestra.
Dios nos espera con los brazos abiertos. Él quiere nuestros frutos de amor, de conversión.
No fragmentemos más la Musa, que no se cansa de cantarnos el cantar de la vida.




martes, abril 02, 2013

Lanzamiento "Rieles sumergidos"




Título: Rieles sumergidos
Autor: Emersson Pérez.
51 páginas, Ajiaco Ediciones, Poesía
Santiago de Chile, 2012
Valor final: $ 3.000

“Rieles sumergidos”, de Emersson Pérez.
Libro de Ajiaco ediciones, realiza donación de tres ejemplares su autor, para las colecciones patrimoniales de la Biblioteca Nacional de Chile.


sábado, marzo 16, 2013

Video-poema, extracto del libro "Rieles sumergidos" por Elefante17.

Video-poema, extracto del libro Rieles sumergidos del escritor Emersson Perez, dirigido por Ricardo Maturana, Elefante17.





La macrocarretera

Tenemos la manía de poner  nombre a todo

Al nombrar, pasa a propiedad humana.
Las doncellas más bellas beben rocío de perlas
. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. . .. a  medianoche
un glotón las expía comiendo pasteles de oro macizo.
Viajan,  son las seis de la mañana
afuera unas aves vuelan de espalda
confundidas con la luz  azul de una cordillera
aves que no verán el mar
. .. .. .. .. .. .. .. .. .. pero que carroñarán nuestras carnes.
Tenemos la manía de mirar hacia dentro
Desde el espacio observamos nuestras casas  luminosas.
Desde un programa vemos  a nuestros ancestros
. .. .. .. .. .. ..,,, .. .. .. durmiendo en una hamaca.
Cárceles llenas de ojos sin párpados
vigilantes  eternos.
Tenemos la manía de predecirlo todo
Unas cartas
manchas
conchas
¿anuncia un tronco, el renacer humano?
nuestras predicciones arden
nuestras cárceles también
el fuego  hipnotiza.
Después del maremoto
es  mejor momento para recoger pulgas de mar
y nuestras redes no son nada
las más grandes ruinas se convertirán
. .. .. .. .. ... .. .. . .. .. .. .. en sublimes arrecifes de coral.


Tenemos la  manía de conducir en todo
Los edificios, carreteras perpendiculares
los ascensores, vías exclusivas
según cuanto oro o perlas     se ha consumido
durante el desayuno.
Fuera, cerca de una laguna
los evolucionados Dodos
dan una clase acerca de la raza humana
acerca de unos primates que se matan
con sus propios tenedores
el holograma se apaga.
Tenemos la manía de darle un valor a todo

Los millonarios corren en las noches
como liebres-perros
sus patas brillan en la oscuridad
la música en la oreja,  los hace sentir seguros
con su hocico pretenden         morderse la cola
para colgar como amuleto.
Los trenes subterráneos
ostentan ejércitos,
sudorosos limpiadores cósmicos
                                   que avanzan con ritmo
por carreteras amarillas que terminan en su interior.

jueves, marzo 07, 2013

"Rieles Sumergidos"- Presentación Cusco



Este Viernes 08 de Marzo "Día Internacional de la Mujer" a las 7.30 p.m en el Laggart Bar, un recital sabor a fenmme fatale.
(Sólo para hembritas).

Además la Presentación de "Rieles Sumergidos" Ajiaco Ediciones 2013 de Emersson Pérez (Chile) . Te esperamos. —